La vocación de educar

Alrededor del año 2003 comencé a involucrarme en la apasionante tarea de ser educadora. Lo hice en México mientras estudiaba la carrera de educación y desarrollo. Allí estuve trabajando durante dos años en un colegio llamado Mano Amiga donde les daba orientación a niñas de 11 -12 años de escasos recursos.

 En el 2005 mi experiencia en la educación cambió completamente pues estuve trabajando en un Centro de Formación como tutora de filosofía y teología de estudiantes con dificultades en el aprendizaje. Un grandioso trabajo que sólo duró dos años, pues tuve la oportunidad de irme para Chile.

En Chile estuve alrededor de dos años y medio. Volví a trabajar en la orientación de niñas, pero esta vez de edades entre los 9 y los 18 años en dos colegios, el San Isidro y La Cruz.

Finalmente decidí volver a mi país Colombia  y desde el 2009 he estado trabajando en el colegio Sagrado Corazón Montemayor como directora de grupo y profesora de diferentes áreas(inglés, ciencias naturales, ciencia sociales, matemáticas y geometría) en diferentes grados de primaria, posteriormente en el colegio Montessori en el área de matemáticas en inglés y actualmente, me encuentro en el colegio Marymount, igualmente enseñanado matemáticas en inglés.

Siempre he tenido en el corazón el deseo inmenso de escribir. Así que he decido combinar mis dos pasiones: la escritura y la educación, para compartir con todas las personas que estén involucradas con la educación diferentes reflexiones.

Al referirme a las personas que de alguna manera se relacionan con la educación, no me refiero solamente a los docentes, también están psicólogos, personal de apoyo en la educación, coordinadores, directores y sobre todo, padres de familia, pues ellos son las personas que tienen encomendad especialmente la ardua tarea de la educación.

No pretendo dar aquí discursos o cátedras sobre la educación, pues como verán, mis estudios no son tan amplios. El principal propósito de este blog es que todas las personas que ingresen compartan sus experiencias, sus reflexiones, sus dificultades y que entre todos podamos construir ideas valiosas que nos ayuden a los docentes, padres de familia, directores en esta maravillosa vocación de ser educadores.

Todas las personas están invitadas a comentar y a despertar debates y discusiones que sean muy enriquecedores para todos.

Si tienes contacto con este blog y conoces a padres de familia, a docentes, a coordinadores, a directores, invítalos a que entren y participen.

Esta primera reflexión quiero centrarla en lo que es la vocación de educar.

Como muchos sabrán el verbo educar viene del latín educere, que quiere decir moldear.

Como padres, docentes o como cualquier ente que participa del proceso educativo de una persona, se nos confía una persona que la mayoría de las veces no tiene una personalidad completamente definida.

Todo lo que vamos haciendo, las palabras que le dirigimos, las miradas, la forma como la tratamos, va dejando en esa persona una huella. Es la forma como vamos amasando esa plastilina que es la persona para convertirla en lo que será más adelante.

Es importante recordar y tener en cuenta que para los niños nada es indiferente. Ellos lo observan todo y lo absorben todo.

Quiero invitarlos a todos a que reflexiones en esto. A que veamos la trascendentalidad de nuestra misión para que nuestros actos no sean realizados a la ligera, sino siempre pensando en que estamos dejando huella y en que estamos formando a una persona para que sea de una determinada manera en el futuro.

Como profesores de área y las múltiples exigencias que tiene como entregar planeaciones, reportes, informes, dejar tareas y exámenes, calificar tareas y exámenes, pasar notas, realizar hojar de vida, diarios de campo, etc. muchas veces podemos caer en centrar nuestro trabajo en eso: en enseñar una materia, en que los niños aprendan a sumar por dos dígitos reagrupando.

Pero el dictar esa materia es sólo una excusa que tenemos para dejar una huella profunda en esas personas que todos los días están al lado de nosotros. No es que vayamos a dejar de enseñar esas materias, porque esto también es importante para el futuro desarrolla de nuestros hijos o alumnos. Pero nunca debemos dejar de lado la oportunidad de enseñar los aprendizajes que son realmente valiosos para la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s