Todo niño es especial. Reflexiones

Espero que todos hayan tenido la oportunidad de observar la película de la reflexión anterior, Todo niño es especial

Hoy voy a compartir algunas reflexiones que podemos sacar de esta extraordinaria película.

1. Ishaan es un niño inquieto que parece insolente, grosero, indisciplinado. Inclusive si miramos el comentario que tiene la película en youtube, habla de un niño travieso que gracias a la voluntad y creatividad de un profesor, logra salir adelante. Me llama particularmente la atención, el momento en que su profesora le pide que lea y él simplemente dice: jhfduhgiauwrdfjkldjfs… Para la profesora esto es una grosería. Tanto que lo saca del salón del clase.

Esta actitud es perfectamente explicada por el profesor del colegio de internos con el ejemplo que le da a su padre: le pide que lea las instrucciones de una caja que están en chino. El papá dice que no entiende. Y el profesor le contesta que se concentre, que lo intente. El papá insiste en que no puede leerlas porque están en chino y el profesor le contesta que deje de ser insolente y desobediente.

Cuando vemos actitudes diferentes en nuestros hijos y alumnos, lo primero que debería brotar de nuestro corazón de educadores es la preocupación por el problema de este alumno:

¿Qué le pasa? ¿Por qué está grosero? ¿Por qué contesta mal? ¿Por qué no realiza las tareas?

2. Esto es precisamente lo que hizo este profesor. Él observó un comportamiento diferente en uno de sus alumnos. No se quedó en regañarlo, castigarlo. Tampoco en decir que era un niño con problemas y punto. Él realizó un trabajo de seguimiento. Pidió cuadernos, observó los errores de este alumno, conversó con compañeros, con los padres de familia e identificó una dificultad. Sólo cuando la dificultad es identificada se puede hacer algo para corregirla mediante una estrategia adecuada a la dificultad.

3. No tachar a los alumnos o a nuestros hijos de que son los malos, los necios, los difíciles, de que con ellos nunca se puede. En la película en un diálogo entre el maestro y el papá, le cuenta una historia sobre las islas Salomón. Allí cuando quieren talar un árbol, se reúnen en la noche alrededor de él y comienzan a decirle groserías, cosas feas, que no lo quieren, que no lo necesitan, que no sirve para nada, que todo lo que reciben de él es malo… y este árbol al recibir tantas energías negativas, termina muriendo y cae.

Cuantas veces hacemos esto con nuestros alumnos. Como es el necio, indisciplinado lo terminamos tachando de malo, de insoportable y las únicas palabras que tenemos para él, son para recalcarle y recordarle como hace todo mal. Como esto es lo único que él escucha, termina convencido que efectivamente él lo hace todo mal.

Que importante es mirar a nuestros hijos y alumnos como las personas que son. Unas persona integrales, compuestas de muchos defectos, pero también de muchas cualidades. Es verdad que este alumno tiene dificultades en su comportamiento, pero en las matemáticas es extraordinario. ¿Por qué no resaltar estas cualidades y desde ahí tratarlo de hacer un mejor niño, una mejor persona?

4. Esto nos lleva a que todo niño es especial. Ishaan tenía problemas para leer, escribir, para realizar las operaciones matemáticas… pero tenía unas capacidades para pintar más allá de lo normal. Esto era lo que lo hacía especial… no sus dificultades.

A veces nos vemos muy determinado por un mundo que le da una gran relevancia a la educación lógico matemática y pensamos que los niños no triunfarán sino si se dedican a una carrera relacionada con esto. Como pensaba el papá de Ishaan. Y por esto podemos llegar a truncarles sus verdaderos talentos. Como se ve en la película cuando Ishaan se encuentra tan triste que ya ni siquiera quiere pintar.

¿Quién dice que él como artista no iba a llegar a triunfar y a ser un hombre sumamente exitoso?

Hagamos un gran esfuerzo por descubrir eso que hace a cada uno de nuestros niños una persona especial.

5. Por último no puedo dejar de mencionar la importancia de la educación con amor, que siempre será un tema reiterativo para mí.

Ishaan se sintió amado y querido por su profesor. También se sentía querido y amado por su madre y hermano, pero el amor de su maestro, fue un amor comprometido con que él fuera una mejor persona, que pudiera salir adelante.

Como lo decía una vez, los niños sienten el amor y muchas veces el sólo sentirse amados es lo que los hace salir adelante y querer luchar y enfrentar sus dificultades y necesidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s