La isla del desperdicio

Navegando en Facebook me encontré esta publicación de la BBC en la que la fotografa Caroline Power nos muestra lo que está pasando con nuestro océanos. Los invito a hacer click en el siguiente enlace para que vean el video:

Traté de buscar este mismo video en youtube porque de esta manera es más fácil de subirlo en la reflexión y quedé sorprendida por la cantidad de videos que encontré que hablan de este tema y muestran diferentes partes del mundo en que ya se han conformado islas de plástico en los océanos. Los invito a hacerlo. Simplemente tecleen islas de plástico para que puedan observar la cantidad de videos que encontrarán.

Compartí este video con mis estudiantes y las invité a que hiciéramos una reflexión al respecto. Creo que cuando vemos cosas así, todos quedamos fuertemente impresionados y horrorizados. Pero pocos hacemos el trabajo de mirarnos a nosotros mismos y evaluar que tanto estamos influyendo nosotros en la formación de estas islas o qué tanto estamos evitando que éstas se formen.

A veces pensamos, ¿pero qué diferencia voy a hacer yo? Y en parte es cierto, si sólo una persona se propone vivir diferente, este cambio no se verá, pero si a esta persona se suman más y más, inevitablemente se notará la mejoría en nuestro planeta.

En un primer momento mis estudiantes compartieron lo mucho que les había impresionado el video. Pero después las invité a que se preguntaran qué pueden hacer ellas para evitar esto, para ayudar a nuestro planeta.

La primera reflexión que nos hicimos fue que tenemos que repensar nuestro uso del plástico. A una de mis estudiantes una de  las ideas que más le llamó la atención, fue cuando Caroline menciona que nosotros nos conformamos con decir que la basura se pone en las basureras y eso se lo llevan y ya. Como si desapareciera. Pero, ¿qué pasa con esa basura? Por lo tanto el punto principal es tratar de disminuir la cantidad de basura que producimos.

Haciendo una lluvia de ideas compartimos algunas ideas que podemos empezar a implementar desde el día de hoy en nuestra cotidianidad. Cuando las lean verán que no son nada del otro mundo y que probablemente las hemos escuchado muchas veces. El punto es preguntarnos si las estamos aplicando. Si no, comenzar a hacerlo. Y si ya lo hacemos y tenemos mejores ideas que pueden ayudar más, por favor, los invito a compartirlas para que seamos más y más los que nos unamos para hacer de nuestro mundo un lugar mejor.

1. No comprar botellas de agua. Nosotros vivimos en un país y en una ciudad en la que el agua es potable. Es mucho más económico comprar un termo o un vaso que ahora hay una gran variedad y son tan bonitos y llenarlo de agua cada que se necesite.

2. No utilizar bolsas de plástico. Son demasiadas las opciones que tenemos de bolsas reutilizables que podemos comprar y mantener en el carro para cuando las necesitemos.

3. Utilizar bolsas de papel para recoger el arenero. Tengo que asegurarles que este tema a mí me ha tenido mortificada por mucho tiempo. Cuando comencé a involucrarme más con el cuento ecológico y la no utilización de bolsas de plástico, mi esposo siempre me decía que esas bolsas las necesitábamos igual para recoger el arenero. Después de un tiempo vi una publicación en la que una persona compartía esa solución y ha sido la salvación para nosotros.

4. Eco poop. Es una empresa que maneja un sistema de recolección de los excrementos de las mascotas. No solo se ahorra una cantidad de bolsas muy grande porque la recolección se hace por medio de una pala y se deposita todo en un recipiente, sino que además, el tratamiento que ellos le dan a estos residuos ayudan a liberar 63 kg de oxígeno por tonelada, ayudando así a evitar el calentamiento global. Les dejo la página para que la visiten y gestionen con sus administraciones y consejos de administración la implementación en sus edificios y unidades residenciales. https://www.ecopoop.co Además ellos también venden las bolsas de papel que les mencionaba anteriormente.

5. Pitillos… A los pitillos simplemente hay que decirles no! No sé si sea necesario dar razones para esto, pues es algo que no sirve para nada, el material no se puede reciclar, no se puede reutilizar… definitivamente es algo que solo le hace mal al planeta. Algunos restaurantes han vuelto al uso de los pitillos de papel, pero aún así tienen la conciencia de preguntar: ¿realmente lo necesitas?

Para terminar esta actividad mis estudiantes realizaron unas invitaciones que les llevaron a sus papás, tratando de extender estas reflexiones y esta conciencia que todos debemos tomar.

Aquí les dejo unas muestras:

¿Y cuál va a ser la invitación que te vas a hacer a ti mismo y a las personas que te rodean para cuidar el planeta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s