Formando el hábito de la lectura

Hoy continuaremos con esta seria de reflexiones sobre la importancia de la lectura en la educación y vida de las personas.

Supongo que la persona que esté leyendo este artículo, está sumamente convencida de que leer es muy importante. Sino, lo invito a que lea la reflexión anterior titulada La importancia de la lectura. Hoy nos centraremos en algunos consejos prácticos y útiles que puedan ayudarnos a formar el hábito de la lectura.

Quiero empezar diciendo que sé que en esta época en la que nos encontramos, esto no es una tarea fácil. Estamos rodeados que muchas actividades que parecen mucho más entretenidas para nuestro hijos y alumnos que la lectura. Y digo parecen, porque quien haya sabido sentarse a disfrutar de un buen libro, sabrá que puede competir con cualquier otro tipo de entretenimiento.

Nuestro hijos y alumnos se encuentran rodeados de televisores, computadores, juegos de vídeo, celulares… que les ofrecen muchos tipos de actividades con muy poco esfuerzo. Así que debemos saber enamorar a nuestros hijos y alumnos de lo maravillosa que es la lectura y porque no, utilizar también estos medios, en la medida que puedan ayudarnos a fomentar la lectura.

  • En primer lugar es importante inculcarle a los niños el gusto por la lectura desde que son pequeños, antes de los seis años. Algunos dirán que esto es imposible porque esa es la edad en la que se aprende a leer. Pero leer tiene un significado mucho más amplio: leer no es sólo interpretar algunas letras, es interpretar unos símbolos que pueden ser letras, pero que también pueden ser imágenes. Si le damos a los niños cuentos desde que son pequeños, ellos crecerán con un gran amor por los libros y la lectura.

Quisiera aquí compartir la experiencia que he tenido con mi hermano. Él tiene ahora 7 años y más o menos desde que tenía 2, mi mamá le lee un cuento todas las noches. Para él se ha vuelto algo fundamental de su rutina y el peor castigo que pueden ponerle es decirle que no le van a leer un cuento (y yo por supuesto, le digo a mi mamá que eso no puede ser nunca un castigo). Cuando vamos al mercado siempre me pide que le regale un cuento para leerlo por la noche. Y en su pieza ya tiene su pequeña biblioteca de cuentos infantiles. Hace dos años aprendió a leer en el colegio y ahora se turna con mi mamá para leer.

  • Esto me llega al segundo consejo. Volver la lectura parte de la rutina diaria. Cuando uno se encuentra con niños de 11, 12 años o más difícil aún, con adolescentes o adultos que no tienen el hábito de la lectura y se les intenta cultivar, ellos lo verán inmediatamente como una tarea escolar, igual a que si tuvieran que resolver 20 ejercicios de la materia más tediosa… y por lo tanto será una actividad que querrán evitar o terminar lo más pronto posible. Todos sabemos que un hábito es la repetición de un acto, primero por fuerza de voluntad, pero que termina convirtiéndose en parte de la vida.

Que la lectura sea parte de la rutina es algo muy sencillo, si se comienza desde pequeños. Todos los días dedicar cinco o diez minutos a leer en un momento determinado del día. Yo soy partidaria de hacerlo por la noche antes de acostarse. Pero es sólo una opinión. Me gusta porque de esta manera los niños no lo ven como una tarea más: los cuadernos y libros ya están guardados hace rato en las mochilas. Por la noche generalmente nos acostamos a ver televisión, una actividad divertida, que relaja… así se asocia la lectura con un momento que también genera relajación y esparcimiento.

  • Asociar la lectura con algo divertido. Si cuando los niños son pequeños elegimos cuentos divertidos para ellos, que los hagan vivir aventuras, conocer personajes que ellos jamás hubieran imaginado, tener experiencias diferentes… pensar en leer les evocará esas sensaciones alegres y cuando crezcan, no tendrán hacia la lectura una actitud negativa.
  • Algo muy importante: si su hijo tiene una atracción natural por los libros, incetívelo, no deje que se le pierda. Una prima mía cuando era chiquita era como mi hermano: todo el tiempo con con cuentos en la mano, mirándolos, leyéndolos… pero desafortunadamente mi tío nunca ha sido un gran lector y no se sacó los tiempo para fomentarle esta actividad.

De estas ideas, se desprender varias muy importantes.

  • Como se habrán dado cuenta, en todos los consejos anteriores hay una mención a la participación de los padres y es que ustedes son fundamentales para poder crear este hábito. Si sus hijos no los ven leer nunca, será muy poco creíble que les digan que leer es bueno para ellos. Los adultos generalmente todos leemos… puede que no un libro, pero sí un periódico, una revista, un documento del trabajo o de la universidad. Comuníquele esto a sus hijos. Dele ejemplo de que usted sí lee y coméntele todos los beneficios que en ellos encuentra.
  • Regale libros a sus hijos… así ellos verán que son realmente importantes.

Muchos se encontrarán en una situación en que sus hijos ya no son niños y no han creado el hábito de la lectura. Los pasos a seguir con ellos son muy similares.

  • Haga el esfuerzo de mostrarle y ponderarle todos los beneficios que puede aportarle la lectura.
  • Ayúdele a encontrar un buen libro. Y me atrevería a decir que esto es lo más importante. Cuantas veces nos encontramos con adolescentes que jamás han tocado un libro… y para su primer contacto les ponen a leer un libro tedioso, aburridor… Ese joven jamás volverá a tocar un libro de nuevo.

Quiero aquí compartir otra experiencia. Mi otra hermana que ahora tiene 18 años, a pesar de venir de una familia muy lectora, no le encontraba gusto a la lectura. En el colegio le pusieron a leer El Quijote de la Mancha (quiero aclarar que no tengo nada contra esta maravillosa joya de la literatura universal, pero para alguien que jamás ha leído puede ser difícil, largo y aburrido). Ella se acercó a la profesora y le dijo que a ella no le gustaba leer y que le pusiera un 0 de una vez, porque no iba a leerse el libro. Esta profesora con mucho sentido de educadora, le dijo a mi hermana que escogiera el libro que ella quisiera y que le presentara un trabajo de él. Así lo hizo y escogió Harry Potter. No sólo se leyó un libro, sino siete. Y le gustó tanto que siguió con El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia y muchos más.

Tenemos que enamorar a los jóvenes con libros que les gusten, que les atraigan, que les llame la atención y sí… que todos sus amigos estén leyendo. Ya cuando se den cuenta de lo maravilloso que es leer, podemos darles los clásicos. Así como mi hermana que ahora se está leyendo Lo que el viento se llevó.

  • Mire los gustos de sus hijos. Si de pronto no ha podido con que él coja un libro, pídale que busque en Internet sobre su futbolista favorito, sobre la historia de alguna copa y así vaya conduciéndolo hasta  artículos de revistas, y más adelante libros.

Aquí entran estos medios que mencionaba al inicio de la reflexión, que también  pueden ser una gran ayuda. Por ejemplo si su hijo le dice que no le gusta leer, hágale ver que él está todo el día leyendo los mensajes que sus amigos le envían a través del whatsapp, facebook, etcétera. No es el ideal de lectura, pero puede ayudar a cambiar esa percepción horrible que parece haberse apropiado de los jóvenes por la lectura.

Leer es abrirse puertas a mundos increíbles, maravillosos, a aprendizajes significativos y como para muchas cosas, sólo necesitamos probarlo, acercarnos para no querer dejarlo.

2 comentarios

  1. Creo, para agregar a tus oportunos consejos, al menos con los adolescentes, darles libros que los hagan pensar o reflexionar sobre cómo funcionan las cosas, puede ser de ayuda. Hablo de libros distópicos, como de Orwell, Huxley o Bradbury. Son los que les llaman más la atención, o al menos eso noté en mis clases. Y, por otro lado, tienes toda la razón al decir que los padres tienen un papel fundamental en la creación de un hábito de lectura.
    ¡Buen día! 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s