Formando en la responsabilidad. Tareas.

Continuemos con las reflexiones sobre la formación en la responsabilidad.

En una entrada pasada conversamos en cómo ir formando este valor en los niños siguiendo unos pasos concretos. Ese día les comentaba que es muy importante definir en familia los aspectos concretos en los que queremos formar a nuestros niños y que estos no sean muchos, porque como dice el dicho, el que mucho abarca poco aprieta.

Sin duda alguna, la responsabilidad más grande que tienen los niños es el colegio. Así que la realización de las tareas debería ser un punto fundamental en la formación de este valor en todos los niños.

Hoy quiero compartir con ustedes algunas ideas y estrategias que he ido aprendiendo a lo largo de mi vida como docente, muchas de ellas compartidas por maravillosas familias que logran que sus hijos asimilen esta responsabilidad de forma admirable.

Realizar un horario de tareas que se deba respetar. Para los niños todos los apoyos visuales son supremamente importantes, por lo que este horario debe estar escrito y pegado en un lugar visible para el niño.

La sugerencia que les doy es la siguiente:

1. 3:30 Cambiarse.

2.  3:45 Tomar el algo.

3. 4:00 Hacer tareas.

4. 5:00 Tiempo de diversión.

Es muy importante marcar unas horas de trabajo claras de acuerdo a la edad (por ejemplo, para un niño de primero no debe ser más de una hora, mientras que un alumno de sexto, es probable que tenga que dedicar alrededor de dos horas)

Aclararles que si se quedan mucho tiempo en el punto 3… no van a poder pasar al 4, que es obviamente su parte preferida.

Muchos padres de familia no están en casa en el momento en que los niños tiene este tiempo asignado de tarea. Aquí es muy importante realizar una llamada para recordarle que debe sentarse a realizar su tarea, más adelante a preguntarle si ya lo está haciendo y cuando este hábito ya se vea muy consolidado, llamar a la hora en que más o menos debe estar terminando para preguntarle cómo le fue.

El estudiante es el encargado de realizar las tareas y por lo tanto su responsabilidad comienza desde el momento en que debe empacar los materiales para realizarla.

Lo ideal es que el estudiante empaque en el momento en que las clases se termina. Algunas veces en esto se encuentran dificultades porque el niño olvida traer sus materiales. Algunos tips prácticos que pueden ayudarles:

1. Pegar un post -it en la agenda recordándole al niño lo que debe empacar. Cuando el niño llegue al colegio debe despegarlo de la agenda y pegarlo en su escritorio para mirarlo al final del día y empacar lo que corresponde.

2. En casos en que los estudiantes tienen más dificultades para recordar lo que deben empacar, se recomienda que el estudiante en vez de tener los útiles escolares en el colegio y empacar las tareas, lo haga al contrario. Que mantenga todos sus útiles en la casa y cada día de acuerdo al horario lleve al colegio lo que necesita.

La parte más importante en esta formación, es que los papás aprendamos a no involucrarnos más de lo debido. Quiero citar aquí a María Montessori con una frase que debe ser el espíritu presente siempre en la formación de este hábito:

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo.”

Si el niño olvida los materiales, el padre de familia no puede suplir esta falta llamando a un amiguito para que se lo preste o para sacarle fotocopia o mandar una nota a la profesora pidiéndole que le dé plazo para entregarlo después.

Lo más importante es que el estudiante asuma la falta que cometió de forma que vea que lo que él hace tiene una consecuencia y que sean estas consecuencias las que le enseñen a ser responsable.

¿Cuáles podrían ser estas posibles consecuencias?

Que el niño se quede en un descanso realizando la tarea. Que el mismo niño sea el que hable con el profesor para ver si le puede dar otra oportunidad de realizarla. En caso que las tareas tengan una calificación numérica, que el niño asuma la nota que va a sacar por no haber presentado la tarea.

Sé que en un primer momento esto puede ser difícil como papás, pero si el padre de familia interfiere le da el mensaje al niño de que aunque él no haga nada, no hay problema, sus papás lo van a hacer por él. Y esto es mucho más cómodo para todos.

Termino estas reflexiones invitándolos a todos a ser muy constantes en la formación de sus hijos y por supuesto, a que compartan las herramientas y estrategias que les han ayudado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s