Ser Profe!

En la unidad en la que vivo contrataron a un entrenador para el gimnasio. Bajé muy contenta a mi primer entrenamiento y en medio de uno de los ejercicios, el entrenador me preguntó a qué me dedicaba.

– Soy profesora.

Ahí vinieron las típicas preguntas que me hacen de qué enseño, dónde, qué edades y finalmente me dijo:

– Mi papá es profesor y tengo ganas de estudiar la licenciatura también.

No esperaba yo que me saliera el torrente de palabras que salió. Generalmente soy una persona que cuando hablo de algo, especialmente cuando me están pidiendo una recomendación, trato de decir los aspectos positivos y los negativos para que sea más fácil para la persona juzgar.

¡Pero así de inmediato, en el momento en que me preguntó, solo tuve cosas buenas que decir! No porque ignorara las malas, sino porque ¡me sentí tan orgullosa de ser profesora!

Es una profesión demasiado hermosa. Siempre estás en contacto con la gente. Tienes el don, el regalo de tener unas personas en tus manos para hacer por ellas lo que más puedas en el tiempo que por cosas de la vida, de Dios, del destino están en tus manos. Para que sean mejores personas. Algunos de pronto pensarán que uno cambia las 70, o 30, o 100 personitas que tiene por un año. La verdad es que no. A veces uno hace algo por una y eso es más que suficiente. A veces por más. Pero aunque sea solo una, se siente la misma realización.

Si uno vive su profesión como lo que realmente es, una vocación, se dará cuenta que puede ayudarles en tantos aspectos. El primero que salta a la vista es obviamente el académico, que los estudiantes hayan aprendido esos temas que tenías que enseñarles en ese año.

Pero también dentro de lo académico hay otra faceta que uno puede explorar. Enseñarles a los estudiantes a pensar. A leer con comprensión, a analizar, a criticar, a formar y expresar sus propias opiniones, a emitir un juicio, a juzgar la realidad. En esta época de elecciones este tema sí que daría de que hablar.

Y pues me quedaría corta expresando todo lo que uno puede hacer por esos niños como personas. Formarlos en valores, como buenos seres humanos…

Tanto que hablamos muchos de cambiar el mundo, de cambiar la sociedad, de dejar este mundo mejor de lo que lo encontramos. Los profesores tenemos un regalo inigualable pues cada día tenemos la posibilidad de hacer vida ese cambio que soñamos. Perdemos la cuenta de cuántas personas pasan por nuestra vida. Y cada una de ellas es una posibilidad de hacerla una mejor persona para este mundo. Y así poder realmente hacer ese cambio que tanto soñamos.

Profes, también aquí, ¡hagamos todo lo que podamos!

IMG_3724

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s